Como el sol que la espiga madura con sus rayos de eterna igualdad, nuestro Rotary es sol que procura, encender con fervor la amistad.

Dar de sí sin la espera egoísta del mundano favor personal, es el lema Rotario el artista, que hace buena la arcilla del mal.

Con el paso eternal de los siglos, se convierte en diamante el carbón, nuestros fines son canto a la vida, que transforman el odio en amor.

Rico, pobre, magnate o villano ante el lema Rotario es igual, que en el bien sólo existe el hermano, nunca el hombre del hombre es rival.

Con la alianza inmortal de banderas nuestro anhelo de paz y de unión, hace amigos a todos los pueblos, sin fronteras de odioso temor.

Vibre recia la voz del Rotario, proclamando la idea de servir, que no hay nada más noble en el mundo, que ayudar al hermano a vivir.